Día 13: Selva Madre de Dios – Puerto Maldonado

 

Dejábamos atrás el Machupicchu para llevar a un lugar completamente diferente, la selva del Amazonas, más concretamente, Madre de Dios en Puerto Maldonado.

Tras pasar la noche en el hotel MariscalCuzco, cogimos un taxi a las 7 de la mañana camino al aeropuerto donde teníamos un vuelo con la compañía Star Perú destino Puerto Maldonado.
El trayecto hasta el aeropuerto duró aproximadamente 45 minutos y al ser un aeropuerto muy pequeño nos sobró bastante tiempo libre allí.
Apenas habían dos o tres tiendas y algún pequeño lugar donde comprar algo de comer, por lo que se nos hizo un poco largo el tiempo hasta que nuestro vuelo saliera.
Encontramos a las chicas con las que coincidimos en el tren camino al Machupicchu que se iban a Lima donde tenían una boda al día siguiente y pasamos media hora hablando con ellas.
Cuando ya nuestro vuelo iba a salir solamente habían unas 15 personas en la cola y el avión estaba casi lleno. El vuelo venía de Lima, hacía escala en Cuzco donde subimos nosotros y seguía a Puerto Maldonado. Una escala en la que los pasajeros no se bajaban del avión.
Tras un vuelo de 40 minutos llegamos a Puerto Maldonado y el calor allí era horrible, unos 35 grados con una humedad impresionante. Solamente una cinta transportadora en todo el aeropuerto que tardó unos 20 minutos en sacar nuestras maletas.
Caminamos en busca de la persona que nos recogería de nuestro hotel el Amazon Planet, mientras veíamos unos carteles que nos advertían del virus Zika, algo que nos llevaba bastante preocupados.
Allí nos esperaba Alejandro, uno de los guías del Lodge, junto a 4 americanos de origen chino que habían llegado en nuestro mismo vuelo.
En un taxi nos desplazamos a la plaza central de Puerto Maldonado, y en el otro taxi va Alejandro con el grupo de americanos.

Al llegar a la plaza nos dejaron en un bar donde tomamos un helado para aguantar mejor el calor mientras él fue en busca de cuatro turistas alemanes que habían llegado en la guagua de Cruz del Sur por la mañana.

En Puerto Maldonado esperando para partir a la selva

Y ya cuando estábamos todos, los 4 americanos, 4 alemanes y nosotros dos, vamos caminando desde la plaza al puerto donde el que sería nuestro guía los siguientes días, Hibert,nos recogería con el barco para hacer el camino de casi dos horas por el río Madre de Dios hasta el Lodge.

Puerto de embarque del Río Madre de Dios
Barcos en el río

Compartimos el viaje con un mono y un voluntario de la reserva Taricaya, situada a 5 minutos de nuestro logde, que habían rescatado de Lima donde lo tenían como una mascota de hogar.

A la llegada al Lodge nos recibieron los empleados, y la mujer que era una especie de “gerente” del lodge nos acompaña a nuestra cabaña y nos explica las normas básicas del lugar y las horas de luz que tendremos allí.

Amazon Planet

Después de dejar las maletas volvemos al comedor donde ya tenían preparado el almuerzo para luego salir a la primera excursión del día; conocer la selva de día.

En el lodge no había ningún turista, solamente los 10 que veníamos en el barco, y cada grupo teníamos un guía para nosotros, algo que se agradece bastante, ya que el nuestro, Hibert, nos acompañó en solitario todos los días que estuvimos en Madre de Dios.

Después comer una sopa de primero,  unas albóndigas con arroz y unos jugos de maracuyá, todo muy bueno por cierto, nos adentramos en la selva en busca de conocerla un poco más.

Nada más adentrarnos con Hibert y su machete, vemos un tucán en lo alto, y ya en ese momento pensamos que valía mucho la pena pasar unos días aquí y poder ver este tipo de animales en libertad.

A los cinco minutos empezamos a ver gran cantidad de monos saltar entre los árboles tras nosotros, llegamos incluso a ver alguna cría.

Mono el el aire saltando de un árbol a otro

Durante la hora que duró nuestra caminata pusimos ver insectos, plantas y frutas que solamente se encuentran en el Amazonas, y a eso le sumamos la sensación de libertad y a la vez desconocimiento del lugar donde estábamos hacía de la excursión una experiencia increíble.

Insectos en Madre de Dios
Nuestro guía Hibert y su machete

Sobre las 5 de la tarde estábamos de nuevo en el lodge y tras casi dos horas de tiempo libre donde fuimos a darnos un baño a la habitación, volvimos a salir, ésta vez de noche a ver la selva a oscuras.

Ésta excursión impresiona, Hibert y nosotros dos solos por la selva del amazonas a oscuras, con dos linternas del Decatlón.

Vimos unas seis o siete tarántulas de gran tamaño, sapos del tamaño de un perro, monos, varios tipos de aves, y sobre todo oíamos todo tipo de ruidos desconocidos que nos asustaban bastante. Yo que iba el último del grupo, solamente miraba hacia atrás y estaba todo completamente oscuro.

Insectos en la excursión nocturna
Tarántula en la excusión noctuna

Al terminar para nosotros una de las mejores excursiones que hicimos en Perú volvimos al lodge para cenar, ésta vez una especie de crema y algo de pescado acompañado de otro jugo de otra fruta diferente.

Volvimos a la cabaña para ducharnos y preparar las cosas para el día siguiente porque a las 10 de la noche desconectaban la luz, y nos dimos cuenta que Raquel tenía solamente en las piernas más de 200 picaduras de mosquitos, una locura.

Dormimos con muchísimo calor debido a que el ventilador a las 10 de la noche dejó de funcionar con la bajada del motor de la luz y con un ruido de fondo de la naturaleza increíble.

Video resumen de nuestro paso por la selva:

 

¿ Cómo organizar tu viaje a PUERTO MALDONADO?

Consíguelo aquí:

 SEGURO DE VIAJE: https://goo.gl/SsgCa7

 35% DESCUENTO EN TU PRIMERA RESERVA DE AIRBNB: https://goo.gl/TTRF69

 15 € EN TU RESERVA EN BOOKING: https://goo.gl/EFQ72n

 

NEWSLETTER

Suscríbete y recibirás las últimas novedades por email.

Gracias por suscribirte!

Algo salió mal.

Puede Que También Te Guste

Deja tu comentario

avatar
  Suscríbete  
Notificar de

Si te gusta, compártela!

NEWSLETTER

Suscríbete y recibirás las últimas novedades por email.

Gracias por suscribirte!

Algo salió mal.

Send this to a friend